Cómo hacer una poderosa lista de pendientes y completarla con éxito

​Ordénate, planifícate ¡y logra tus objetivos!

06/11/2017

Nadie sabe mejor que tú lo difícil que es terminar una lista de pendientes.

A continuación te mostramos en detalle cómo llevar adelante una lista de pendientes sin renunciar en el primer intento.

1. Prioriza en consciencia

Es esencial que priorices tus tareas según el orden de importancia que tengan. Recuerda poner las más importantes al comienzo de tu lista.

2. Estima la urgencia

¿Cuándo tienes que tener lista esta responsabilidad? ¿Hoy o mañana? ¿En una semana o en un mes más? Las tareas que tienes que completar hoy tienen que estar en el tope de tu lista frente a aquellas que son para una semana más.

3. Determina el nivel de esfuerzo que requiere cada tarea

Enviar emails rápidos a colegas es más fácil que hacer un reporte. Las diferencias en el esfuerzo que requieren las distintas actividades son importantes para saber dónde ponerlas en la lista.

Categorizar una tarea en fácilpromedio o difícil te ayudará a jerarquizar y determinar cuándo hacerla.

4. Usa la tecnología a tu favor

Una buena forma de mantenerte organizado es usar programas que te ayuden a administrar tu tiempo. Hay una gran variedad de opciones en el ciberespacio, tanto gratuitas como pagadas.

Te recomendamos dos aplicaciones gratuitas: Google Drive y Toggl, que te ayudarán a tener todos tus archivos a la mano y a administar bien tu tiempo.

5. Determina críticamente el nivel de una tarea

Si alguien te contacta y te dice que necesita que hagas algo inmediatamente, es bueno que te cuestiones si lo que te piden es realmente urgente o sólo se trata de una persona tratando de imponerte su obligación como prioridad.

Asegúrate de determinar con ojo crítico qué tan importante es el pedido que te ha llegado de manera espontánea. Ve su prioridad, urgencia y nivel de esfuerzo requerido. De esta forma puedes deliberar cuándo hacerla.

6. Segmenta los proyectos en tareas

Una capacidad que debes desarrollar es la de tomar proyectos y dividirlos en tareas que puedan ser administradas. Si no te da el tiempo para cumplir con todas las microtareas, entonces deberás determinar qué cosas dejar fuera para lograrlo, o derechamente decir que “no”.

7. Revisa y edita la lista durante el día

La lista de cosas que hacer es un documento que vive y respira, que puede cambiar en cualquier momento. Es un reflejo directo de quién eres ya que controla lo que haces.

Revísala durante el día y edítala cuantas veces sea necesario.

8. Revisa y mide el progreso

Deberías calendarizar un momento, al final del día, para ver tu progreso. ¿Por qué la lista te tomó más de lo pensado? ¿Por qué una actividad fue más fácil de lo que estimabas?

La autoevaluación te permitirá desarrollar una mejor lista la próxima vez.

9. Deja tiempo para tus cosas personales

Asegúrate de siempre poner en tu lista los pasatiempos que te gusta hacer. La vida está hecha tanto de responsabilidades como de gustos. ¡Disfrútala!

Planificación
Leer todo el artículo

¿Te ha resultado útil?