Tres hábitos financieros para mantener después de la pandemia

Tres hábitos financieros para mantener después de la pandemia

Si estar en cuarentena te ha llevado a organizar las idas al supermercado para realizar las compras, cocinar en casa en vez de comer afuera y aprender a resolver tus propios problemas, ¿por qué no mantener estos hábitos cuando vuelva la normalidad?

La pandemia de COVID-19 modificó los hábitos de miles de personas en el mundo. Estar confinados en nuestras casas ha significado cambiar la forma de hacer cosas tan sencillas como comprar los alimentos, organizar las comidas o simplemente arreglar algún desperfecto en el hogar.
Pero no todo lo relacionado a esta contingencia debe ser negativo. El confinamiento y sus salidas restringidas han permitido en muchas familias poner en práctica algunos hábitos financieros muy saludables para el bolsillo. En Sanodelucas te contamos tres buenas prácticas financieras que, si las comenzaste a practicar durante la cuarentena, te recomendamos mantener de aquí en adelante.

1. Organizar las idas al supermercado para realizar las compras
Debido a las limitaciones de desplazamiento, durante la cuarentena no ha sido fácil ir al supermercado o a la tienda de barrio a comprar cada vez que es necesario.

Por ello se ha hecho necesario planificar cada salida. Puede ser una vez a la semana, cada quince días o incluso una vez al mes. Independientemente de la frecuencia, en estos casos lo mejor y más práctico es realizar una lista de compras. Para crearla, es fundamental ser totalmente consciente de los víveres que hay en la casa, de lo que falta, lo que se requiere comprar y para cuánto tiempo debe alcanzar.

Una de las principales ventajas de crear una lista de compras es que permite adquirir lo necesario y no tentarse con las ofertas del supermercado, especialmente cuando no se tiene claridad de lo que se va a buscar.
Si ahora estás familiarizado con hacer listas de compras, puedes preparar una también si vas a la feria, a la Vega o donde necesites comprar varios productos en un solo viaje. Además, te asegurarás de nunca olvidar nada.

2. Cocinar en casa en vez de comer afuera
Estar confinados en casa ha hecho olvidar prácticas tan habituales como salir a comer, visitar un restaurante o una cafetería para romper la rutina.

Ya que lograste organizar las compras del supermercado, ahora sabes exactamente qué tienes en tu despensa. Entonces, ¿qué te detiene para cocinar y transformarte en el chef de tu familia?

En general, con lo que gastarías en pagar un solo plato en un restaurante, puedes preparar una comida para cuatro personas en tu casa. Así que adquirir este hábito significará un ahorro seguro para tu bolsillo.

Y no saber cocinar ya no es un problema. Puedes ver en Youtube cientos de canales con recetas, preparaciones paso a paso, incluso preparadas por cocineros profesionales y de renombre. Por cierto, si te gusta la cocina pero no tenías tiempo, ya no hay excusas. Y si comenzaste a tomarle el gusto ahora a los platos y sartenes, quién sabe, tal vez puedas hasta transformar este pasatiempo en un interesante negocio.

3. Aprende a resolver tus propios problemas
Una de las dificultades más complejas durante esta pandemia es que falle algo dentro de la casa, y no tener cómo arreglarlo. De hecho, más grave aún es no poder llamar a un especialista para que solucione el desperfecto.
Frente a este problema la única alternativa disponible es hacerlo por tu cuenta. Al igual que para la cocina, Youtube ofrece videos para solucionar prácticamente cualquier problema casero. Puedes encontrar tutoriales para cambiar una grifería, realizar trabajos de carpintería, pintura, albañilería, y un largo etcétera.

De todas formas, la recomendación es que si te animas y comienzas a arreglar cada falla o detalle que tiene tu hogar tengas cuidado con los desperfectos eléctricos y los relacionados al gas y combustibles. En estos casos, que son más delicados, es mejor contar con la evaluación de un especialista certificado.

Si adquiriste estos tres hábitos durante la pandemia, te recomendamos que trates de mantenerlos cuando volvamos a la normalidad. Además de la satisfacción de ser autosuficiente, también sacarás cuentas alegres ya que seguramente notarás un impacto positivo en tu presupuesto. Recuerda también que los hábitos tardan tiempo en formarse y que requieren de constancia y disciplina asentarse. Practícalos y verás mejorar tu salud financiera.

Finanzas Personales para niños: cómo crear hábitos financieros aprovechando que están en casa
7 consejos que mejorarán tu salud financiera

Financiamiento
Leer todo el artículo

¿Te ha resultado útil?