Si eres trabajador independiente, conoce el camino hacia la formalización laboral

Si eres trabajador independiente, conoce el camino hacia la formalización laboral

Trabajar emitiendo boletas de honorarios tiene diversas ventajas, siendo la más atractiva la flexibilidad. Sin embargo, la otra cara de la moneda es la informalidad y el no poder contar con derechos laborales básicos, como las vacaciones.

Ser un trabajador independiente y recibir ingresos contra la emisión de boletas de honorarios tiene varios beneficios, como no estar obligado a limitarse a un único empleador, trabajar desde cualquier parte y no tener horarios fijos, ya que básicamente, solo se debe cumplir con el proyecto o la tarea que ha sido acordada previamente.

No obstante, trabajar en esta forma también tiene ciertas desventajas, y aunque varias de ellas han sido superadas gracias a la ley que obliga a cotizar a los trabajadores que emiten boletas de honorarios, aún quedan algunas muy importantes, como la falta de una indemnización en caso de despido o término de la relación laboral, así como la inexistencia del feriado legal pagado, también conocido como vacaciones.

La Ley 21.133, que obliga a cotizar a los trabajadores independientes, promulgada en 2019, permite que se realice un descuento parcial o total de su eventual devolución de impuestos anual, destinada a cubrir derechos sociales como previsión de salud (Fonasa o Isapre), AFP, seguro de cesantía, seguro de invalidez, sobrevivencia y accidentes de trabajo, teniendo con ello derecho a licencias médicas.

De todas formas, si el trabajador lo estima conveniente, puede hacerse cargo por cuenta propia y voluntaria de estos derechos sociales, pagándolos en forma mensual a través de la plataforma Previred. Incluso, esta alternativa permite hasta depositar dinero en un APV (Ahorro Previsional Voluntario) para complementar la futura pensión.
Contrato de honorarios, ¿por qué conviene solicitarlo?
Para los derechos laborales, que son obligatorios en el caso de los trabajadores con un contrato formal, e inexistentes en los que emiten boletas de honorarios, hay una alternativa que puede ayudar a estos últimos a mejorar su situación: un contrato de honorarios.

Dado que los trabajadores independientes no se rigen bajo las mismas reglas que los formales, pueden negociar con sus empleadores circunstanciales la creación de un contrato de honorarios a través del cual ambas partes determinen los derechos y deberes que deberá cumplir el empleador y el trabajador.

En este tipo de contrato se pueden establecer diversas tareas a realizar por parte del trabajador, las que al momento de emitir la boleta se pueden agrupar bajo el concepto de, por ejemplo, “servicios profesionales”. De esta forma no podría rehusarse a llevar a cabo alguna actividad que esté escrita. Por otro lado, el empleador puede comprometerse a realizar algún tipo de indemnización en caso de desvinculación, o también acordar una cantidad de días como vacaciones, con o sin remuneración, manteniendo la relación laboral.

Dado que en estos casos el empleador no está obligado a la creación de un contrato de honorarios, ambas partes deben conversarlo y negociar lo que este documento establecerá, buscando un beneficio común.

Ahora bien, este contrato de honorarios puede ser la antesala para lograr una vinculación formal, lo que implica la creación de un contrato laboral que incluya todos los derechos sociales obligatorios para el trabajador y también todas las obligaciones que éste deba cumplir, como respetar un horario fijo, en un lugar determinado, y con funciones delimitadas, las que, de no cumplirse, pueden ocasionar una desvinculación.

Para recapitular, el camino hacia la formalización laboral de un trabajador independiente debería culminar en la obtención de un contrato laboral. No obstante, la transición puede incluir un contrato de honorarios, el que puede servir para construir confianza entre ambas partes, donde incluso se puede establecer que después de cierto periodo, se pueda formalizar la relación laboral.
Finalmente, la decisión de trabajar en forma independiente, aprovechando sus ventajas y debilidades, o migrar hacia la formalidad, si es que se busca mayor estabilidad, debes tomarla considerando tu situación laboral actual, procurando proyectarla al futuro (tomando en cuenta tu capacidad de generar ingresos y el nivel de tus costos) y, en definitiva, buscando la manera de mejorar tu salud financiera.

Cómo acreditar ingresos para acceder a un crédito si eres trabajador independiente
¿No entiendes tu liquidación de sueldo? Conócela y aprende a calcularla aquí

Destacado
Leer todo el artículo

¿Te ha resultado útil?