Si buscas organizar tu presupuesto o concretar un proyecto, un crédito de consumo te podría ayudar 1

Si buscas organizar tu presupuesto o concretar un proyecto, un crédito de consumo te podría ayudar

Un crédito de consumo es un préstamo a corto o mediano plazo, que te ofrece una institución financiera, a un valor cuota y plazo determinado.

En caso que lo estés considerando, ten en cuenta estas recomendaciones que te permitirán tomar una mejor decisión.

Si necesitas organizar tu presupuesto, concretar un proyecto, o unificar tus deudas en una sola, un crédito de consumo puede ser una alternativa.

Este tipo de crédito es muy útil para contar con efectivo de inmediato, el que puede servirte para diversas situaciones: una emergencia, un gasto imprevisto, consolidar tus deudas, organizar tu presupuesto o comprar algo que necesites pronto.

Sin embargo, antes de solicitarlo, es conveniente que realices una evaluación de tu salud financiera, y si podrás hacerte cargo del pago mensual que requiere. Recuerda que en la medida en que seas ordenado financieramente, podrás cumplir con tus responsabilidades de pagos y estar preparado para los cambios que pueda traer el futuro.

Primero, debes que tener claro el terreno que pisas. En tu presupuesto considera todos tus ingresos y gastos, esto incluye fijos y variables. De esta forma podrás conocer tu realidad financiera.

Con esta información a mano, analiza si realmente puedes comprometerte a pagar un monto mensual, cuál sería el monto de la cuota considerando tus ingresos actuales, y por cuánto tiempo.

Si tras ordenar tu presupuesto, tus ingresos son mayores que tus gastos, estás en mejor situación para comprometerte a pagar una cuota de un crédito de consumo. Dependiendo de tu saldo a favor será el nivel de las cuotas mensuales que puedas pagar. De todas formas, es recomendable que destines una parte de ese saldo para ahorro, así puedes crear tu propio fondo para posibles imprevistos.

Ahora, si tus ingresos son muy similares a tus gastos, debes ser muy cuidadoso en el monto de la cuota, para evitar quedar en números rojos. Cuando llegas a este punto, podría verse afectada tu salud financiera. Si este es tu caso, antes de pedir un préstamo, tendrás que reorganizar tu presupuesto para recortar algunos gastos, y así lograr un saldo a tu favor.

En cambio, si tus ingresos son menores que tus gatos, la recomendación principal es parar y darte un tiempo para analizar tu situación en mayor profundidad, ya que estás en un escenario poco recomendable. Organiza tu presupuesto, clasifica tus gastos desde los más importantes (esos que no puedes dejar de pagar), hasta los menos importantes (aquellos que podrías evitar realizar). Con esa información clara, evalúa si es necesaria la solicitud de un crédito para nivelar tu situación financiera. Busca opciones para tener nuevos ingresos, aprovechando tu tiempo libre o algún hobby por el que puedas comenzar a cobrar.

Si estás en condiciones de pedir un crédito, la regla de oro es comparar en diferentes instituciones financieras antes de contratar, considerando la CAE más baja para un mismo plazo y sobre un mismo monto, el costo total del crédito (CTC), para saber cuánto pagarás al final, y además todos los beneficios asociados que puedas obtener con ese crédito, como meses de gracia o seguro de cesantía.

Además, no descartes la posibilidad de prepagar total o parcialmente el crédito, así que pregunta cuáles serían los costos por adelantar el plazo.

Con estos consejos financieros queremos ayudarte a progresar y tener las mejores herramientas para tu futuro.

Revisa aquí otras noticias que te podrían interesar:
Si estás pensando refinanciar o repactar tu crédito, ten en consideración estás recomendaciones
Organiza la situación financiera de tu PYME con los siguientes consejos

Destacado
Leer todo el artículo

¿Te ha resultado útil?