Quiero tener mi propio negocio. ¿Qué tipo de sociedades de empresa debo elegir?

Quiero tener mi propio negocio. ¿Qué tipo de sociedades de empresa debo elegir?

20/02/2018

Cuando estamos listos para comenzar un nuevo negocio, todos nos deberíamos preguntar: ¿Qué tipo de sociedad debo elegir al crear una nueva empresa? ¿Qué impacto puede tener el tipo de sociedad en mi negocio y en mis finanzas personales?

En Chile existen varios tipos de sociedades que influirán directamente en cómo manejas tu negocio. Para elegir cuál es la sociedad que deberías constituir, debes entender para qué casos sirve una u otra, así como comprender el concepto de persona jurídica o “sociedad”.
Las sociedades tienen su propio Rut, nombre y patrimonio, distinto al de los socios. Es decir, no se mezcla tu dinero con el de la sociedad.

Pero no todas las sociedades son iguales, ni están pensadas para todo tipo de negocios, por lo que es importante elegir bien.

Aquí te explicamos las 4 sociedades más utilizadas y cuándo las deberías elegir:

1. Sociedad de Responsabilidad Limitada (LTDA)

La gran ventaja de las sociedades LTDA es que una vez formada o constituida, los socios sólo deberán responder hasta por el monto del capital aportado. Es decir, si Pedro aportó 2 millones de pesos a la sociedad, entonces sólo deberá responder por ese monto. Esta es una gran ventaja, ya que protege el capital propio en caso de que el emprendimiento no tenga el resultado esperado.

La cantidad de socios necesaria para constituirla es baja, solo se necesitan 2 personas y permite un máximo de 50 socios.

Las LTDA son recomendables para negocios con pocos socios, porque todos pueden administrarla y las decisiones se deben tomar de forma unánime. De todas formas, los socios pueden elegir a una persona que administre (dentro de los mismos socios o un tercero). Sin embargo, se debe tener cuidado, ya que todos los socios tienen el mismo poder, y todas las decisiones importantes requieren un consenso absoluto. Por ejemplo, si un socio, dueño del 99% de la propiedad quiere ampliar el capital, deberá contar con la aprobación del 1% restante. En las LTDA el concepto de “mayoría de votos gana”, no aplica.

2. Empresa Individual de Responsabilidad Limitada (EIRL)

Este tipo de sociedades permite que una persona inicie un negocio por sí mismo, sin la necesidad de socios. También crea una persona jurídica distinta, que permite no arriesgar el patrimonio personal, ya que el dueño sólo responde por el capital aportado.

Como se puede deducir de su nombre, las EIRL están pensadas para emprendimientos individuales. Se recomienda optar por este tipo de estructura si no se tiene contemplado incluir socios en el futuro.

3. Sociedad Anónima (S.A.)

Las S.A. se caracterizan porque la participación en su capital está representada en acciones que adquieren personas llamadas “accionistas”, para desarrollar un negocio o actividad específica. En las S.A., el accionista, solo responde por el monto que invirtió en la compra de acciones. La principal diferencia con los dos tipos de sociedades anteriores, es que las S.A. son administradas por un directorio de mínimo 3 miembros, quienes deben elegir un presidente de directorio y un gerente.

Otra gran diferencia con las sociedades limitadas, es que las decisiones se toman de acuerdo a la mayoría, a través de la votación de todos los socios. Lo que es aconsejable en caso de que el negocio tenga muchos socios con ideas diferentes.

Antes, las S.A. eran bastante recomendadas para negocios que podían llegar a alcanzar un gran tamaño y contar con un gran número de socios, por su mayor flexibilidad. Pero una característica particular de este tipo de sociedad es que deben cumplir cada año con muchos requisitos legales, lo cual implica juntas de directorio y de accionistas, y por ende, una administración más compleja. Debido a esto, nacieron las S.p.A.

4. Sociedad por Acciones (S.p.A.)

Las S.p.A, son un tipo de sociedad que tiene casi todas las ventajas de las demás sociedades, en forma simplificada. Se podría decir que es una mezcla perfecta entre una LTDA y una S.A., debido a que cuenta con la facilidad para administrar de las LTDA y la libertad del capital dividido de la S.A.

Entre sus principales características se encuentran:

1.Puede ser creada por una sola persona o más de una.
2.Se puede ampliar el capital simplemente emitiendo más acciones.
3.No es necesario tener directorio, pero si se desea, se puede tener.

En resumen, una S.p.A. permite una mayor flexibilidad en su administración y en los derechos y obligaciones relacionados con la tenencia de sus acciones, lo que permite que sea fácilmente adaptable a las necesidades de cada negocio.

Ahorro
Leer todo el artículo

¿Te ha resultado útil?