¿Cuenta corriente o plan de productos?

¿Cuenta corriente o plan de productos?

08/12/2017

La cuenta corriente y los planes de productos son un conjunto de instrumentos bancarios útiles para administrar tu dinero. Para saber cuáles son los que te sirven, es necesario que primero los conozcas.

La diferencia entre una cuenta corriente y un plan de productos es que los instrumentos incluidos en la primera  se cobran de manera individual y los productos incluidos en el segundo son considerados como uno solo, por lo que se cobra una tarifa única.

Por lo general la cuenta corriente incluye:

Cheques, documentos de valor asociados a una cuenta corriente, a través de los cuales el titular autoriza a su banco a descontar de su saldo una determinada cantidad de dinero a favor de un tercero.

Tarjeta de débito, instrumento que permite hacer pagos y compras en comercios asociados, a través de internet, y realizar giros en cajeros automáticos.

La cuenta corriente puede o no incluir una línea de crédito, que es un monto de crédito aprobado por el banco asociado a la cuenta corriente, disponible para ser utilizado cuando el titular no tenga saldo suficiente.

Por su parte, además de los productos antes mencionados, el plan de productos contiene:

Tarjetas de crédito, medio de pago que permite realizar compras y avances en efectivo en Chile (y algunas en el extranjero). Usándolas puedes acceder a crédito hasta por el cupo total aprobado. También puedes solicitar tarjetas adicionales para terceras personas, que comparten el cupo de tu tarjeta.

El plan de productos puede tener asociadas cuentas vista, un producto similar a una cuenta corriente, que no considera talonario de cheques ni línea de crédito. En ella se puede depositar dinero para después girarlo a través de cajeros automáticos, transferencias de fondos, por caja o realizando pagos con una tarjeta de débito.

No es lo mismo tener más productos que menos. Cuando contratas un plan de productos, tendrás una sola tarifa de administración conocida y fija, cuyo valor es inferior a la sumatoria de los productos individuales. Si te convienen todos los productos del plan, ciertamente te convendrá tomarlos juntos. Incluso, en algunos casos, el costo del plan puede disminuir mientras más usas los productos.

Financiamiento
Leer todo el artículo

¿Te ha resultado útil?