Crédito Hipotecario: Lo que debes saber  para  conseguir tu casa propia

Crédito Hipotecario: Lo que debes saber para conseguir tu casa propia

Conseguir la vivienda propia es uno de los proyectos más importantes en la vida de una persona. Por lo tanto, es algo que debe planificarse con tiempo, paciencia y organización. La comparación más cercana sería con un largo viaje, que debes planificar, seguir varias etapas, y tomar diversas decisiones a lo largo del proceso.

Si tienes pensado aprovechar el bono económico que entrega el Subsidio Habitacional, la primera etapa de este importante viaje para conseguir tu casa propia es ahorrar. Después tendrás que postular al subsidio y, por último, sigue tomar un crédito hipotecario.

Un crédito hipotecario es un préstamo de largo plazo, que te permitirá comprar un inmueble, el que podría ser tu vivienda, un terreno, una oficina o un local comercial.

Para solicitar un crédito hipotecario, cualquier institución financiera te pedirá los siguientes requisitos:
• Ser mayor de 18 años.
• Si eres extranjero, tener residencia definitiva en Chile.
• Antigüedad laboral (la que puedes demostrar con tus liquidaciones de sueldo o certificado de cotizaciones de la AFP)
• Un nivel de ingresos que te permita pagar un dividendo mensual
• Buenos antecedentes comerciales como, por ejemplo, no estar en DICOM.

Si eres un trabajador independiente, probablemente te solicitan un nivel de renta mayor, así como información adicional para demostrar que tus ingresos son estables y constantes en el tiempo.

Además, se recomienda que consideres pagar un dividendo que no sea superior al 25% de tu ingreso mensual. Por lo tanto, si ganas $1.000.000 mensual, tu dividendo no debería superar los $250.000.

Ahora, cuando busques dónde solicitar un crédito hipotecario, cotiza en diversas instituciones financieras. Fíjate en la tasa de interés. Esta puede ser fija, variable o mixta. Fija significa que no cambiará durante todo el plazo del crédito. Variable es que la tasa cambiará durante el plazo del crédito, con lo que podría subir o bajar. Mixta es que, durante un periodo determinado, la tasa será fija, y después cambiará dependiendo de la tasa de interés del mercado.

También debes evaluar el plazo total para pagar el crédito. El mínimo son 5 años, siendo los más comunes a 15, 20 y 25 años.
Algunos bancos prestan dinero a plazos mayores, como 30, en incluso 40 años. La cantidad de años dependerá del precio de la propiedad, el porcentaje de pie que puedas dar, tus ingresos, y el dividendo que puedes y esperas pagar.

Considera que, entre más largo sea el plazo, mayores serán los intereses, pero también las cuotas a pagar pueden ser más accesibles para tu presupuesto actual y futuro. Como recomendación, planifica un monto de cuota a pagar que no sea mayor al 25% de tus ingresos, y si es mayor a este porcentaje, que no te obligue a verte apretado para pagarla todos los meses. Para organizarte puede descargar la planilla mensual que te ayudará a ordenarte y priorizar los gastos del mes.
Además, recuerda que las cuotas de un crédito hipotecario son fijadas en Unidades de Fomento (UF), por lo que su valor cambiará dependiendo de la inflación, y como ésta tiende generalmente a subir, el monto de cada cuota irá subiendo con el tiempo.

Finalmente, no olvides que un crédito hipotecario tiene gastos operacionales asociados que deberás pagar para poder concretarlo, estos son:

• Seguros obligatorios de incendio y degravamen. Estos valores estarán incluidos en el dividendo mensual a pagar.
• Tasación: Es el gasto asociado por tasar la propiedad y fijar su precio para obtener el crédito.
• Estudio de Títulos y Redacción de Escrituras: El banco se encarga de estudiar los títulos asociados a la propiedad además de redactar la escritura.
• Gastos Notariales: Estos gastos se pagan al firmar la escritura en la Notaría.
• Impuestos de timbres y estampillas: El impuesto se calcula sobre el préstamo realizado por el banco.
• Inscripción en el Conservador de Bienes Raíces (CBR): Con la escritura firmada, se debe inscribir la propiedad en el CBR.

Esperamos que esta información y recomendaciones puedan ser de ayuda para ti. Recuerda que en la medida en que seas financieramente organizado podrás lograr tus objetivos y conseguir una buena salud financiera.

En el viaje para adquirir la casa propia, el crédito hipotecario representa la tercera etapa, pero antes debes preocuparte de la primera, que es ahorrar, y la segunda que es prepararte para la postulación al Subsidio Habitacional.

Para conocer más detalles de la primera etapa, el ahorro, y la segunda, la postulación, revisa:
Si tu objetivo es conseguir la casa propia, es importante que comiences por ahorrar
¿Cómo postular al Subsidio Habitacional y cumplir el sueño de la casa propia?

Financiamiento
Leer todo el artículo

¿Te ha resultado útil?