¿Cómo funcionan las AFP? Conoce en qué consiste el principal sistema de ahorro para la jubilación

¿Cómo funcionan las AFP? Conoce en qué consiste el principal sistema de ahorro para la jubilación

Para tomar buenas decisiones respecto de tus finanzas y tu jubilación, es importante que entiendas a cabalidad cómo funcionan las AFP y qué son los Fondos de Pensiones.

¿Has pensando en ahorrar para tu vejez? ¿Cómo proyectas esa etapa de tu vida? Existen varios mecanismos de ahorro, pero solo algunos están destinados para la jubilación, tales como el sistema de ahorro previsional obligatorio o el Ahorro Previsional Voluntario.

¿Qué es una AFP?
El sistema de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) fue creado en 1981 y consiste en un sistema privado de pensiones. Actualmente existen siete AFP en Chile: Capital, Cuprum, Habitat, Modelo, PlanVital, Provida, y la más reciente, Uno.

¿Cómo funcionan?
El modelo se sustenta en el ahorro y la capitalización individual, en el que el dinero acumulado durante la vida laboral de los trabajadores es transferido a las AFP para su administración.

Cada trabajador está obligado por ley a cotizar el 10% de sus ingresos imponibles en una administradora de fondos de pensiones. Además, a este monto descontado debe sumarse el costo de administración de cada AFP, el que varía entre 0,69% y 1,45%. Cada trabajador es dueño de su ahorro previsional (pues el dinero ahorrado se mantiene en una cuenta de capitalización individual), y es responsable de preocuparse por su pensión.

Respecto del dinero ahorrado en tu AFP, por regla general éste no puede retirarse hasta que llegue el momento en que te pensiones (esto es, si eres mujer, a los 60 años, y si eres hombre, a los 65). De manera excepcional, debido a la profunda crisis económica producida por la pandemia de Covid-19, en julio de 2020 se realizó una modificación legal que permite el retiro de hasta el 10% de los ahorros previsionales individuales de las personas, por una sola vez durante un plazo de hasta un año. Para más información sobre este proceso, ingresa Aquí

De todas formas, cuando cumplas la edad de jubilación, el dinero que tengas acumulado en tu fondo individual te será entregado en forma de un ingreso mensual, ya sea calculado por cierto número de años o en forma vitalicia. No lo recibirás como un solo gran pago.

Además, para quienes nunca cotizaron, o no alcanzaron un monto mínimo para su jubilación, el Estado les garantiza pensiones mínimas solidarias, así como también en otros en casos particulares, cuando se está imposibilitado de trabajar por invalidez.

¿Qué son los fondos de pensiones?
El dinero que ahorran los trabajadores se distribuye en diferentes fondos. Cada AFP administra cinco fondos (A, B, C, D, E), que se dividen de acuerdo al perfil de riesgo y edad del cotizante. Van desde el A, con mayor riesgo y, por ende, mayor posibilidad de rentabilidad, al E, con menor riesgo y más estable. El dinero de cada fondo se invierte en el mercado nacional o internacional, en renta variable (acciones de empresas) o renta fija (bonos de empresas) y, dependiendo del fondo, se realiza un balance entre estos diversos instrumentos de inversión.
Los fondos A y B, susceptibles de una mayor rentabilidad aunque también un mayor riesgo, apuestan a alcanzar un monto final mayor en el largo plazo, aunque también pueden tener pérdidas más grandes que los otros fondos. Al contrario, los fondos D y E arriesgan menos, y en el largo plazo pueden tener rentabilidades menores, pero son más estables. Finalmente, el fondo C es un balance entre los antes mencionados, riesgosos y conservadores, optando a una ganancia o pérdida promedio.

El cotizante puede cambiarse entre los diversos fondos de su AFP, o cambiarse de AFP, para lo cual necesita tener una clave de acceso y una clave de seguridad.

No obstante, la actual ley establece que, a partir de los 56 años, en el caso de los hombres, y de los 51 años en el caso de las mujeres, los afiliados no podrán destinar sus ahorros previsionales al Fondo A (más riesgoso), por el perfil de sus inversiones. Esos afiliados sólo pueden optar por destinar sus ahorros entre los fondos C (intermedio), D (conservador) y E (más conservador). Esto se hace porque, mientras más cerca te encuentres de la edad legal de jubilación (60 años en el caso de las mujeres y 65 años en el de los hombres), tus ahorros previsionales tendrán menos tiempo para recuperarse en caso de que hayan experimentado perdidas debido a fluctuaciones en la rentabilidad.

¿Qué es el Ahorro Previsional Voluntario?
El Ahorro Previsional Voluntario (APV) es una alternativa de ahorro adicional al obligatorio, que tiene como principal objetivo aumentar el monto de la pensión o compensar períodos no cotizados. En el APV el afiliado puede depositar más del 10% obligatorio de sus ingresos imponibles en su AFP o en alguna de las instituciones autorizadas para la administración de este tipo de ahorro (bancos, compañías de seguros, fondos de inversión, entre otros). También existe el Ahorro Previsional Voluntario Colectivo (APVC), que consiste en un plan de ahorro que un empleador contrata con alguna institución autorizada para estos efectos, con aportes tanto de los trabajadores como de su empleador.
Al ahorrar en APV puedes elegir entre dos regímenes, A y B. En el régimen A el beneficio es una Bonificación Fiscal del 15% de lo ahorrado en el año con un tope de 6 UTM (alrededor de $300.000). Los giros de tu APV con régimen A no tienen retención de impuestos. Solo se descuenta de la Bonificación Fiscal anual el 15% de la rentabilidad del monto girado.

En cambio, en el régimen B, si eres trabajador dependiente y ahorras en APV con descuento mensual a través de tu empleador, rebajas tu base imponible mensual, pagas menos impuesto a la renta y aumentas tu sueldo. Este beneficio tiene un tope mensual de 50 UF. Por otro lado, si eres trabajador independiente y ahorras para este tipo de producto, rebajas tu base imponible anual, y obtienes una mayor devolución de impuestos en la operación renta, con un tope anual de 600 UF. Los giros de tu APV con régimen B tienen una retención del 15% del monto girado, el que se abonará al SII para pagar el impuesto único al que están afectos en tu declaración anual.

De esta manera, la utilidad de ahorrar en APV es que, si eres constante y disciplinado en el tiempo, obtendrás beneficios que harán crecer tu monto, o te permitirán disminuir tu carga impositiva.

Finalmente, también puedes ahorrar en forma particular para complementar tu pensión. Esto puedes hacerlo libremente y en el monto que tú estimes conveniente, en una cuenta de ahorro, por ejemplo, y en la institución financiera que prefieras. No olvides que aprender a ahorrar implica ser ordenado y disciplinado, y que mientras antes comiences a ahorrar, mejores resultados tendrás en el futuro. Puedes leer 7 consejos que mejorarán tu salud financiera y Fondo de Emergencia: ¿cómo crearlo, y cuánto dinero debe tener? para saber más acerca del ahorro y sus beneficios.
Para conocer más información acerca del sistema de AFP, la pensiones, el funcionamiento de los fondos, comisiones, alternativas de ahorro voluntario, entre otros aspectos, puedes ingresar al sitio de la Superintendencia de Pensiones, a la Asociación de AFP Chile, o al sitio de cada administradora.

¿Cómo planificar y organizar tus finanzas en periodo de incertidumbre financiera?
Organiza tus finanzas personales con las siguientes recomendaciones

Destacado
Leer todo el artículo

¿Te ha resultado útil?