La vida es una construcción. Construyes familia, construyes tu carrera profesional, construyes tu patrimonio y también construyes tus sueños. No sólo debes ser capaz de ir poniendo ladrillo a ladrillo. Llegado el momento, debes saber cuidar aquello que has conseguido levantar.

Para lograrlo, los seguros son una excelente fórmula.

Mucho se dice sobre los seguros. Que son caros, que a veces los contratas sin darte cuenta, que si llevas años pagando un seguro y nunca te ha pasado nada significa que has estado botando ese dinero.

Como todos los productos financieros, para usarlos en tu beneficio y mantener la salud de tus finanzas, debes conocerlos en profundidad. Nunca es demasiado temprano, ni muy tarde para hacerlo.

Los seguros de personas operan ante enfermedad, accidente o muerte del asegurado. En todos estos casos, la compañía aseguradora pagará –a quienes se haya indicado– una compensación económica definida en el contrato por el daño que implica que a ti te haya pasado algo.

Aquí encontramos los seguros de vida, en los que la compañía entrega al beneficiario, ante el fallecimiento de la persona asegurada, una suma de dinero establecida en el contrato.

También están los seguros de accidente, que contrarrestan los efectos económicos ante la eventualidad de muerte por accidente o ante una incapacidad permanente o temporal por la misma razón, y pueden solventar parte de los gastos que esto conlleva.

Y existen los seguros de salud, que pueden ayudar a cubrir los gastos generados por una enfermedad, como hospitalización, asistencia médica y medicamentos.

Hay otra categoría que es la de seguros de daño o patrimoniales. Estos buscan indemnizar la pérdida de tu patrimonio frente a un acontecimiento específico o “siniestro”. Así podrás vivir tranquilo, sabiendo que tus bienes – por ejemplo: tu casa y su contenido, tu auto, tus productos bancarios- están resguardados.

Los seguros asociados a los productos bancarios son por lo general voluntarios, los únicos obligatorios son el seguro de desgravamen y de incendio asociados a los créditos hipotecarios.

Antes de contratar un seguro, cotiza con varias compañías o corredoras de seguros. Para decidir, debes comparar la cobertura y el costo o “prima”.

No olvides que cualquier incumplimiento en los pagos relacionados con el seguro puede significar la pérdida de la cobertura.

Debes informarte de todas las exclusiones antes de firmar un seguro, ya que no siempre corresponde que la compañía pague una indemnización.

Si los conoces y eliges la alternativa que más se adapte a tu realidad, los seguros pueden convertirse en grandes guardianes de tus logros y en aliados para que sigas progresando sin tener que retroceder ante los imprevistos de la vida que pueden ponerte en riesgo a ti y a lo que has alcanzado.

Video

¿Qué son los seguros?

Te invitamos a revisar el siguiente vídeo, donde Nicolás Besa, gerente de Producto Banca Comercial Banco Santander, nos cuenta qué son los seguros y cómo funcionan.


 

Datos para ti
Sanodelucas - financiamiento

Publicación

El índice de desempleo elaborado por el INE para el trimestre marzo-abril-mayo de 2015, reveló nuevamente que la mayor creación de empleos surge de emprendimientos y negocios independientes.

Sanodelucas - financiamiento

Entrevista

En 2013, el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo habilitó el sitio web Empresa en un día, un registro simplificado a través del cual podrás crear una empresa en tan solo 24 horas y sin necesidad de inscribirla en el Registro de Comercio o publicar en el Diario Oficial.

Sanodelucas - financiamiento

Publicación

Arunachalam Muruganantham se puso una sola meta cuando comenzó a desarrollar su idea: crear un millón de trabajos para las mujeres pobres en India.