Signos para encontrar tu vocación

Como te mostramos en el testimonio de Phil Knight, el creador de la marca Nike, mientras se encontraba en 1962 estudiando un MBA en Finanzas en la Universidad de Stanford, buscaba una forma de mejorar el calzado para deportistas profesionales.

Como te mostramos en el testimonio de Phil Knight, el creador de la marca Nike, mientras se encontraba en 1962 estudiando un MBA en Finanzas en la Universidad de Stanford, buscaba una forma de mejorar el calzado para deportistas profesionales.

Ese año, cuando el ex atleta daba un discurso en la ceremonia de graduación, miró al público y dijo: “Ahora que me he graduado, mi meta no será buscar un trabajo, o una carrera, sino encontrar mi vocación y llamado”.

Para muchos emprendedores este “llamado” es lo que finalmente hace que encuentres algo que realmente te apasione para seguir tus sueños. No es suficiente querer ganar dinero o ser reconocido. El amor y la pasión por tu rubro son esenciales.

Si todavía no sabes bien si encontraste eso que Knight sí alcanzó, te recomendamos que leas los siguientes puntos que te ayudarán a determinar si es que sientes pasión:

1. Estás ansioso por conocer todo lo que hay que saber de las personas exitosas en tu rubro

Déjanos contarte la historia del reconocido entrenador de fútbol chileno, Manuel Pellegrini, quién hoy se posiciona como uno de los DTs más famosos del mundo, pese a que egresó de Ingeniería Civil.

En una entrevista en el sitio web Marca, Pellegrini aseguró que quién le cambió la vida fue el entrenador Fernando Riera, quien llevó a la selección chilena al tercer puesto en el Mundial de 1962.

Pellegrini siempre amó el fútbol, pero jamás había considerado ser entrenador hasta que tuvo a Riera como mentor: “No se me pasaba ni por la mente, pero cuando me vi bajo su alero en la Universidad de Chile, a finales de los 70, despertó en mí y en varios más esta vocación. Dejó un legado enorme, hizo escuela”, señaló.

“Él trajo los cursos de entrenadores a Chile desde Francia y dignificó esta profesión. Creo que lo jubilaron antes de tiempo. No supimos cómo aprovecharlo, o no quisimos”.

2. Sientes la necesidad de desarrollar una actividad 

Foto-1

No hay nada peor que cuando te ves privado de las cosas que realmente quieres hacer.

Para una persona que ha encontrado su llamado, estar lejos del trabajo puede parecer una de las peores torturas que hay. Esto no significa que no puedas tener días difíciles, pero el placer de salir adelante ante los problemas y la adversidad, será tu motor y le dará un propósito a tu vida.

Dicho esto, recuerda que ser un trabajólico y alejarte de quienes te quieren tampoco es lo ideal, y debes aprender a disfrutar tanto de tus momentos libres como de las instancias laborales.

3. Crees que siempre puedes aprender más

Esta idea no sólo tiene que ver con el hecho de que estés colgado todo el tiempo a tu celular a la espera de apagar incendios o sumarte a un nuevo proyecto.

Mantenerte lejos del trabajo significa que no te motiva conocer y aprender más por tu cuenta. Pellegrini suele encerrarse y repetir los videos de sus partidos varias veces para determinar cómo mejorar. En una instancia, mientras todavía era jugador y seguía los pasos de su ex DT, él también asistía a los cursos que tomaba Riera.

La vocación se traduce en el deseo por conocimiento. Y eso no te permite mantenerte lejos.

4. Eres inquisitivo sobre cada detalle

Hacer las cosas bien no es suficiente; tiene que salir todo perfecto.

Cuando sientes realmente tu llamado, cada detalle, cada paso, cada decisión debe pasar por ti. No puedes evitar sentir que nadie ama más lo que haces que tú. Aun cuando confíes en el resto de tu equipo y seas capaz de delegar, querrás estar en todos lados, simplemente porque mientras más sepas mejor saldrán las cosas.

Sin embargo, recuerda de no pasarte al extremo y desconfiar del trabajo de tus empleados.

¿Te ha resultado útil?

Si No

Danos tu opinión