Los 8 peores hábitos monetarios y cómo superarlos

El primer paso hacia la salud financiera es reconocer los errores y malos hábitos que cometemos con nuestro dinero.

El primer paso hacia la salud financiera es reconocer los errores y malos hábitos que cometemos con nuestro dinero. Desde gastar más de lo que tienes hasta aplazar el pago de las cuentas, te presentamos 8 malas prácticas que deberías evitar:

1. Comprar almuerzo todos los días

1
Si vives o trabajas en una ciudad, comprar almuerzo puede ser irresistiblemente fácil, pero también muy problemático si tu hábito comienza a absorber el dinero que preferirías ahorrar para otra cosa… Como unas vacaciones.

No hay nada malo en comprar un almuerzo o algo en el camino, pero cuando aspiras a mayores metas financieras, esta es una de las áreas más fáciles para reducir costos sin sacrificar tu calidad de vida. El hábito ideal sería evitar comprar alimentos a último minuto y llevar comida desde la casa, que pese a ser más difícil por temas de tiempo, a la larga significa un gran beneficio.

Una buena forma de ahorrar en este ítem, en caso de que comas afuera, es planear un presupuesto mensual para no excederte en gastos y ver cuál es la mejor opción.

2. No priorizar deudas de alto interés

Está claro que, siempre que puedas, deberías intentar pagar todas tus deudas debido a que el no pago genera un gasto enorme en intereses. Pero al mismo tiempo comprendemos que no todas las deudas son iguales. Hay una estrategia aún más productiva y realista; te sugerimos que consolides tus deudas. Sanodelucas tiene una herramienta que compara la cuota mensual con la deuda consolidada versus la suma de las cuotas iniciales.

Focalizarse en el pago de una deuda a la vez puede no sólo ahorrarte intereses, sino también darte mayor flexibilidad en tu flujo de efectivo. Cada deuda cancelada implica una preocupación menos al mes.

3. Mantener una deuda en la tarjeta de crédito

2
No hay nada de malo en el uso responsable de una tarjeta de crédito, pero si no puedes pagar la cuenta completa a tiempo, deberás pagar intereses, lo que hará crecer tu deuda.
Si tienes varias tarjetas que acarrean deudas, elige aquella con la mayor tasa de interés y paga esa con cada peso extra que puedas encontrar, mientras mantienes pagos menores en las otras.

4. Pagar extra por irse de vacaciones

Si quieres hacer un viaje al extranjero, puedes disminuir esos costos de temporada alta planificando un viaje con anticipación, o viajando en aquellos meses que caen justo antes o después de las temporadas altas.

5. Dejar el ahorro para el final

3

Muchas personas tienen el hábito de pagar sus cuentas y obligaciones y solo después, si es que queda algo de efectivo, ahorran (ya sea para un fondo de emergencia, un pie para una casa o un viaje).

Lo que probablemente olvidamos es que ahorrar también debería ser una obligación con nosotros mismos. Si no le damos prioridad, lo más probable es que nunca ocurra.

Una solución es “pagarte” a ti mismo primero. Para esto puedes establecer un pago automático directo desde tu sueldo a tu cuenta de ahorro, ya sea a través de un depósito directo coordinado o través de tu empleador, o de un traspaso automático desde tu cuenta corriente. No echarás de menos el dinero que no ves, y de esta forma puedes ajustar tu presupuesto para permitir esos ahorros.

6. Establecer ahorros y luego olvidarlos

4

Es genial que estés contribuyendo para tu retiro y cuentas de ahorro, pero es aún mejor si estás automatizando esas contribuciones. De hecho, no deberías simplemente “establecer y luego olvidar” que tienes que hacer esas contribuciones.

En la medida que crecen tus metas, tus ahorros deberían subir para acomodarse a esos cambios. Afortunadamente éste es otro hábito que se puede automatizar: establece un recordatorio en tu calendario de manera que cada seis meses se aumenten los aportes a tu ahorro en un 1% de tu sueldo, a lo menos. De hecho, algunos planes de retiro incluso te permiten automatizar este aumento.

7. Salir a comer afuera

Mucha gente utiliza las salidas a comer como una forma de ver a los amigos. Pero, ¿por qué no juntarse con ellos a tomar un café o un trago? En realidad, nadie dice que no lo hagas. Pero si realmente no tienes el dinero para costear esos gastos, quizás lo mejor es que se reúnan en una casa, lo que puede ser igual de entretenido y mucho más barato.

8. Pagar el precio de comprar regalos a última hora

5
Diciembre llega siempre en la misma época cada año, y entonces ¿por qué parece que llega tan sorpresivamente?

En vez de hacer una lista de regalos a principios de diciembre, puedes adquirir el hábito de comenzarla a fines de diciembre o principios de enero, pero para el próximo año. De esta forma, tendrás doce meses para aprovechar descuentos, esperar ofertas, y en general, evitar excesos de último minuto.

¿Te ha resultado útil?

Si No

Danos tu opinión