Este método con clips lo llevó directamente al éxito

En 1993 en Canadá, un corredor de bolsa de 23 años, Trent Dyrsmid, entró a trabajar en un pequeño banco llamado Abbotsford. Por ser un principiante dentro de la misma empresa, no esperaban mucho de él, hasta que se sentó en su escritorio.

En 1993 en Canadá, un corredor de bolsa de 23 años, Trent Dyrsmid, entró a trabajar en un pequeño banco llamado Abbotsford. Por ser un principiante dentro de la misma empresa, no esperaban mucho de él, hasta que se sentó en su escritorio.
En esa época no existía el e-mail y la mayoría de los negocios se manejaban a través de reuniones presenciales y llamadas telefónicas. Dyrsmid, con todos los elementos que tenía a su favor, elaboró una sencilla técnica para llegar al éxito que sólo requería de dos jarros y 120 clips.
¿Cómo pasó este corredor novato a ganar US$ 75 mil (aproximadamente $46 millones de pesos) anualmente? Muy simple, visualizaba sus metas diarias y las contabilizaba en formas de clip.
Al comenzar su mañana, Dyrsmid ponía dos jarros frente a él y el teléfono; uno contenía 120 clips y el otro se encontraba vacío. Al finalizar una llamada, el corredor movía uno de los clips del jarro lleno al vacío. De esta manera, Dyrsmid cumplía con una meta diaria que podía ver de manera simbólica en esos pequeños útiles de plástico.
Foto1
Esta “Filosofía del Clip” ayudó a Dyrsmid en un año a alcanzar los US$ 75.000 y posteriormente ser contratado por US$ 200.000, gracias a este hábito que le permitió visualizar sus metas.
Este gatillo visual considera no sólo el poder de ver físicamente los objetivos, sino que también son un recordatorio para mantener un cierto comportamiento. La gente al no ser disciplinada, muchas veces, cree que puede cumplir con una tarea periódica; como, por ejemplo, ir al gimnasio. Sin embargo, esperar recordar las cosas de manera innata puede ser más difícil de lo que se ve. Es por eso que un estímulo visual puede ayudar a una persona a mantener una acción de manera prolongada.
El estímulo visual también permite que las personas puedan ver el progreso de una tarea y, de la misma forma, motivarse a completar su meta, ya sea en el corto o largo plazo.
Sin importar lo que alguien desee cumplir, la “Filosofía del Clip” puede ser aplicada a cualquier ámbito de la vida. ¿Querer completar una serie de flexiones de brazos? ¿Enviar los mails que has dejado de lado? ¿Organizar libros en la repisa?
Puede ser una tarea a largo plazo o algo que requiera de un compromiso diario, pero el poder de visualizar tus metas, aunque sea con un pequeño clip de metal, es la motivación para alcanzar logros, que muchas veces la gente cree que se dan de manera natural.
Al tratar de alcanzar el éxito en lo macro, los individuos suelen desestimar aquellos pequeños estímulos diarios que los podrían llevar a alcanzar sus mayores metas. Si un corredor canadiense de un pequeño banco logró sus objetivos de vida a través de esta simple medida, pareciera ser casi un imperativo el tratar de replicar esta enseñanza que se funda en que la motivación viene en todos los tamaños y formas, sólo hay que aprender a apreciarla.

¿Te ha resultado útil?

Si No

Danos tu opinión