¿Cómo superar el lado negativo de ser perfeccionista en el trabajo?

Apuntar a lo mejor que puedas ser es siempre una forma de sentir satisfacción por tus logros. Sin embargo, estar todo el tiempo tratando de alcanzar la perfección puede ser una receta para el desastre en el ambiente laboral, que te llevará a nunca estar contento contigo mismo o el trabajo ajeno.

Apuntar a lo mejor que puedas ser es siempre una forma de sentir satisfacción por tus logros. Sin embargo, estar todo el tiempo tratando de alcanzar la perfección puede ser una receta para el desastre en el ambiente laboral, que te llevará a nunca estar contento contigo mismo o el trabajo ajeno.

Si alguna vez te viste dudando de una idea porque no era brillante y observabas cómo otra persona se llevaba el crédito por darla a conocer en una reunión, o si te has visto demorándote más del tiempo necesario para enviar un mail sólo porque querías que tuviera el contenido absolutamente perfecto, entonces seguramente eres una víctima de la “sobre perfección”.

Ser perfeccionista puede demandar mucho tiempo y energía, y además te llevará a ser una persona que se golpea fácilmente cuando las cosas salen mal.  Para ayudarte a superar el perfeccionismo pero alcanzar la excelencia laboral, te recomendamos que veas los siguientes consejos:

 1. Reconoce el perfeccionismo

Este el primer paso y el más importante. Recuerda que no tiene nada de malo tener estándares, pero cuando son muy altos la caída puede ser muy dura.

Si no sabes si es que eres un perfeccionista, debes responder las siguientes preguntas:

 1. ¿Tengo problemas a la hora de tratar de alcanzar mis propios estándares?

2. ¿Me siento frustrado continuamnete, deprimido, ansioso o enojado cuando trato de alcanzar mis propias metas?

3. ¿Me han dicho que tengo estándares muy altos?

4. ¿Dejo que éstos se interpongan en el camino de terminar tareas o llegar con mis responsabilidades listas para mi fecha límite?

Si contestaste que “sí” en la mayoría de las preguntas, entonces definitivamente estás tratando de llegar más allá de las expectativas reales.

 2. Piensa de manera realista

Foto-1

Existen muchas formas de desarrollar una metodología de pensamiento real que sea centrada y con los pies en la tierra. Una de las maneras más efectivas para superar el perfeccionismo es reemplazar el pensamiento crítico y duro por declaraciones que te den confianza.

Una buena idea es reafirmarte que eres bueno, haciendo de estas afirmaciones un ejercicio diario. Aun cuando al principio no lo creas, la repetición te ayudará a funcionar a partir de una filosofía de vida más optimista.

Algunas declaraciones positivas son: “nadie es perfecto” o “cometer un error no significa que sea un fracaso. Sólo significa que soy un ser humano”.

 3. Mira el gran panorama

Las personas que apuntan a la perfección tienden a golpearse por detalles menores y pasan mucho tiempo preocupándose de “las cosas pequeñas” (por ejemplo qué tipografía usar en un e-mail).

Una estrategia útil es que cada vez que pienses en los detalles, te preguntes a qué estás apuntando a largo plazo y si realmente es tan esencial como el resto de tus tareas.

Hacerse preguntas como “¿esto realmente importa?” o “¿esto será relevante mañana? ¿La próxima semana? ¿El próximo año?”, te ayudará a darle una perspectiva a tu actuar en el cotidiano.

No todo tiene el mismo valor, y tú tienes la tarea de jerarquizar lo que hagas a través de esa escala.

¿Te ha resultado útil?

Si No

Danos tu opinión