7 errores que un jefe nuevo debe evitar

Ser jefe en una empresa es difícil, pero serlo por primera vez lo es más todavía. Si esta es tu situación, te recomendamos leer la siguiente lista de errores que debes evitar cometer con tus subalternos

Ser jefe en una empresa es difícil, pero serlo por primera vez lo es más todavía. Si esta es tu situación, te recomendamos leer la siguiente lista de errores que debes evitar cometer con tus subalternos:

1. Esperar que tu equipo tenga las mismas habilidades y personalidades

Pese a que la frase “tratar al resto como tú quieres que te traten” es una buena forma de acercarse a las personas, un jefe debe tener claro que la gente reacciona de manera distinta ante las presiones y, al mismo tiempo, tener presente que los empleados cuentan con distintas habilidades, fortalezas y debilidades.

Por ejemplo, puede que tú valides un trato más duro cuándo las cosas no se están haciendo de manera correcta, pero para otros esto equivalga a un “maltrato”. No los trates cómo te gustaría que te trataran a ti, sino que ponte en sus zapatos y a partir de eso determina cómo actuar.

2. La falta de confianza en las reuniones

Si no confías en tu proyecto es difícil que un equipo también lo haga. Si entras sin convencimiento a la empresa, verás tus opiniones devaluadas por otros.

El error número 1 de un jefe es dudar de su peso específico dentro de la organización.

3. No comunicarte de manera clara

Foto-1

Al empezar, tú serás el encargado de todo. Nadie te ayudará y te acostumbrarás a ese ritmo. Generalmente consultarás los problemas contigo mismo. Sin embargo, a medida que pase el tiempo, tendrás un equipo de trabajo que necesitará de instrucciones claras y tendrá el derecho a saber cuándo las cosas salen bien y cuándo salen mal.

Manejarás más información que el resto, porque estarás en todos los procesos. Pero un equipo funciona bien cuándo las personas que lo componen saben por qué hacen lo que hacen y cuál es el valor de su trabajo.

Debes darte el tiempo para mostrar claramente qué es lo que se necesita hacer, cuándo y cómo. Delega de manera eficiente.

4. Ser amigo de tus empleados en lugar de un líder

Cuidar a tu equipo es esencial, sin embargo cuando estás velando por un proyecto, muchas veces esto significará tener que cortar lazos con algunos y solicitar cosas que no son muy entretenidas.

Además de ser justo, honesto y ético, no permitas que las tareas se hagan a medias sólo por el hecho de que incomodes a algunos con tareas que saquen a alguien de su zona de confort.

5. No leer dos veces

Debes confiar en la capacidad de tu equipo y en que tienen las habilidades para sacar adelante los proyectos, no obstante al final del día es tu nombre el que está detrás del producto.

Siempre debes hacer una revisión de las tareas que se cumplieron. Los seres humanos erran, es por eso que una doble lectura te evitará problemas económicos o laborales. Repasar lo que se ha hecho en el día es una perfecta forma de ver qué tan productivo es tu equipo y qué cosas se deben mejorar.

6. Tomarse las renuncias como algo personal

Foto-2

Es difícil no crear lazos con tu equipo, pero en el camino hacia el éxito algunos de tus empleadores también encontrarán su propio rumbo.

Debes aprender que existe un sinfín de razones por las cuales la gente se va de un lugar, y muchas veces no tendrá nada que ver con la compañía. Lo esencial es que tengas una conversación honesta que muestre preocupación hacia tu subalterno para ver cómo lidiar con esto a futuro.

7. No definir de manera clara las expectativas

Una de las grandes fallas de un jefe primerizo es no comunicar de manera efectiva sus expectativas. Cuando no aclaras hacia dónde quieres llegar, difícilmente un empleado será capaz de ver una meta tangible.

Los objetivos y expectativas son lo que les dan a las personas un sentido a su propia labor. Nunca menosprecies el poder de la comunicación. Cuando das a conocer tus expectativas de entrada es mucho más fácil encontrar un equipo que vaya en línea con la empresa.

¿Te ha resultado útil?

Si No

Danos tu opinión