4 mitos que no deberías escuchar si quieres lidiar con la competencia

Tienes una idea brillante y estás seguro de que será la mejor creación en años. Le contaste a tus amigos, compraste el dominio del nombre en internet y elaboraste tu plan de negocios. Pero antes de seguir con el siguiente paso, descubres que otra compañía está desarrollando algo similar. ¿Y ahora qué? ¿Deberías renunciar a tu proyecto? ¿Quejarte? ¿Desmoronarte?

Tienes una idea brillante y estás seguro de que será la mejor creación en años. Le contaste a tus amigos, compraste el dominio del nombre en internet y elaboraste tu plan de negocios. Pero antes de seguir con el siguiente paso, descubres que otra compañía está desarrollando algo similar. ¿Y ahora qué? ¿Deberías renunciar a tu proyecto? ¿Quejarte? ¿Desmoronarte?

Lo más sencillo será sentirse derrotado, pero no te apresures. La realidad es que siempre existirán competidores, sin importar qué hagas. En lugar de desmoralizarte, deberías ver a tu competencia como una fuente de innovación que te motive a hacer un mejor trabajo y a diferenciarte.

Para ayudarte a cambiar la mentalidad, te mostramos una lista de mitos comunes sobre cómo ver y manejar a la competencia:

Mito 1: Las ideas son originales

Foto-1

La verdad es que el ser humano se rige a partir de la experiencia ajena, por lo que ideas 100% originales son extremadamente difíciles de encontrar. Esto puede sonar un poco desalentador, pero de hecho es bastante liberador.

Cuando te des cuenta de que el mundo funciona a partir de otras visiones y giros a ideas ya establecidas, verás cómo tu cerebro se moverá para cambiar algo que ya existe pero que tiene falencias.

Por ejemplo, la teoría de la gravitación universal de Newton es el resultado de la combinación de dos teoremas de Galileo: la ley de inercia y la ley de la trayectoria elíptica. El punto es que la competencia es inevitable y depende de ti crear algo nuevo con lo ya dicho.

Mito 2: Las similitudes importan

Cuando te das cuenta de que tu idea ya fue lanzada por otro, lo primero que debes hacer es mantener la calma. Luego, define y refuerza qué es lo que quieres hacer de manera distinta.

Sin importar en qué industria te estés insertando, debe haber por lo menos una cosa que tu compañía pueda agregar a una misma idea: más pasión, más simplicidad, mejores programas, mejor equipo, etc. Una vez que encuentres ese punto de diferencia, construye tu negocio a partir de esta concepción. Esa será tu carta de presentación.

Mito 3: Es bueno mantenerse cerca de la competencia

Foto-2

Pese a que es importante observar lo que hace tu competencia y ver qué cartas tienen bajo la manga, asegúrate de bajar tus niveles de espionaje. Puede ser muy tentador, pero enfocarte todo el tiempo en tu competencia puede matar la innovación.

Si es que estás en una postura reaccionaria 24/7, seguramente terminarás olvidando por qué comenzaste tu propio emprendimiento, y condicionará la manera en que manejas tu negocio.

Es importante mantener un ojo en la competencia, pero sólo uno. El otro debe estar buscando ideas y nuevos focos.

Mito 4: La competencia directa es tu única competencia

Es fácil considerar como competencia a las empresas que ofrecen un servicio o un producto similar al propio. Pero en la realidad, la competencia se extiende a otros ámbitos: es toda persona o empresa que quiera competir por un cliente similar.

Considerar tu competencia más ampliamente puede ser una gran fuente de inspiración. Ya sea una tienda de café, una aplicación, una aerolínea, entre otros,  deberías estar siempre buscando otras áreas que puedan llamar tu atención.

Por ejemplo, Netflix comenzó sólo prestando un servicio de películas online, pero al escuchar a sus clientes y ver el impacto de la televisión creó un sistema íntegro con series de televisión que cuenta con millones de suscriptores a nivel mundial.

¿Te ha resultado útil?

Si No

Danos tu opinión